Opinión: Antero Flores Araoz “sin vendaje ni disimulo en relación al resultado del examen de conocimientos de la JNJ”

Lima, 02 de Junio de 2019 

Por Antero Flores-Araoz

En la primera etapa para seleccionar a los miembros de la Junta Nacional de Justicia, sucesora del Consejo Nacional de la Magistratura, pasaron solo 3 abogados de los 104 que se presentaron al examen de conocimientos.

Sin vendaje ni disimulo, el resultado mencionado es deplorable, por decir lo menos.  Algunos han opinado que hay poca preparación jurídica de los abogados, otros que el examen fue muy difícil, a lo que se agrega quienes culparon a las universidades sin olvidar a los que responsabilizaron a la Comisión para la selección.

Todos sabemos que cuando hay un altísimo porcentaje de desaprobados, como en el examen de conocimiento referido, algo malo debe tener la prueba al que fueron sometidos los concursantes y, esto desde la escuela, y en este caso se ha dejado mal parados a los miembros de la comisión evaluadora integrada por nuestras primeras autoridades, como son el Defensor del Pueblo, el Presidente del Tribunal Constitucional, el Presidente de la Corte Suprema, la Fiscal de la Nación y el Contralor General de la República, sin olvidar a un par de representantes de las universidades.

El bochornoso resultado se veía venir, y no por la calidad y capacidad de algunos letrados concursantes, sino por el sistema de concurso ideado para el nombramiento de la Junta Nacional de Justicia.

El fenecido Consejo Nacional de la Magistratura, al final de su existencia, fue deficiente por la calidad de algunos de sus consejeros y no por la composición de sus integrantes.  Estos eran un representante elegido por la Sala Plena de la Corte Suprema, otro elegido por la Junta de Fiscales Supremos, un representante elegido por los miembros de los Colegios de Abogados del país, dos elegidos por los miembros de los demás Colegios Profesionales, completándose con un representante elegido por los Rectores de las Universidades Públicas y un representante elegido por los Rectores de las Universidades Privadas.

Ahora bien, para integrar el Consejo Nacional de la Magistratura, sus requisitos eran mínimos como el ser peruanos de nacimiento, ciudadanos en ejercicio y mayores de 45 años de edad. Todo ello muy poco, por cierto, lo que nos llevó a proponer que se mantuviera la composición del CNM pero poniendo más requisitos, o sea filtros y candados, para que las instituciones que nombrasen a sus representantes, estos no fuesen cualquier persona.

En efecto, para representante de la Corte Suprema bien podría haberse modificado la norma para que fuese un ex Presidente cesante de ella. En cuanto al Ministerio Público, un ex Fiscal de la Nación cesante.  Tratándose de colegios profesionales, sus representantes fuesen ex decanos y, en las Universidades, sean públicas o privadas, ex rectores o ex decanos de Facultades de Derecho.  Evidentemente, en todos los casos, que no hubieren tenido procesos disciplinarios ni penales, en que se hubiere determinado su responsabilidad. 

Para resolver el estropicio pretenden las autoridades un nuevo concurso, pero adolecerá de los mismos defectos, pues quienes tienen las máximas calidades profesionales, difícilmente se someterán al escrutinio de concurso de conocimiento y de manoseo de sus nombres. ¡Piénsenlo bien!

EXPRESO- Lima, 24 de mayo de 2019.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *