Opinión: Antero Flores Araoz Esparza “Crónica de una muerte anunciada”

ANTERO FLORES ARAOZ ESPARZA / Ex Presidente de la República

Ni lo piensen, no me he vuelto crítico literario, simplemente al tomar el nombre de una novela de Gabriel García Márquez, he querido referirme a un estropicio con resultado anunciado, como es la propuesta del Presidente Vizcarra, que proviniendo de la querida Moquegua, está distante de Macondo.

La propuesta presidencial consiste en someter a referéndum, es decir a la consulta popular, decisiones sobre el financiamiento privado de partidos, la composición del Consejo Nacional de la Magistratura, la vuelta al bicameralismo y la reelección parlamentaria.

Como comentan los partícipes de juegos de envite, hay que ver como viene la mano, y en estos casos el derrotero de la mano es absolutamente predecible por el estado de ánimo de los ciudadanos, respecto al comportamiento de varias de las altas autoridades del país, unas relacionadas con lo vinculado a la Justicia, otras al Parlamento Nacional, y algunas otras a las esferas gubernamentales.

La emotividad de los ciudadanos está resumida en el “que se vayan todos” sin saber si lo que viene será peor.  Como sabemos la emoción no va necesariamente por los mismos caminos de la razón, no siendo buena consejera.

El referéndum como consulta popular, es un mecanismo de la democracia directa incorporado a la Constitución de 1993, si bien no para todo y existiendo materias que le están vedadas, para los cuatro temas sugeridos por el Presidente en su discurso del 28 de julio, es válido el mecanismo, siempre y cuando no se festinen los trámites para ello.

Obviamente la ciudadanía no deseará el financiamiento privado de partidos, luego de ver como empresas del escándalo Lava Jato, sometieron por ésa vía conciencias y voluntades nacionales, lo que llevará al financiamiento público, en que habrá que postergar programas sociales y obras públicas para tal fin. La solución no es la prohibición, sino adecuadas regulaciones.

En la composición del CNM, fácil es decir que haya un concurso de méritos, pero ¿quiénes serán los jurados? Preferible es poner más filtros, candados y cerraduras para evitar que lleguen personas indebidas a tan alta función, como es la de nombrar y remover a jueces y fiscales.

El regreso al sistema bicameral en el Congreso, con la vuelta del Senado, pese a ser lo conveniente, no recibirá el favor popular, que no quiere saber más del Parlamento, y menos si habrá una cámara legislativa adicional.

La reelección parlamentaria es el último tema propuesto para el referéndum, pero por la inquina y malestar ciudadano frente a muchos de los actuales parlamentarios que no han estado a la altura del mandato electoral recibido, y que han hecho méritos notorios para que los compatriotas los descarten, más que seguro que proscribirán la reelección parlamentaria. Además el actual congreso recibiría su propia medicina pues prohibió reelección regional y municipal. La reelección ha estado más o menos en el umbral del 15%, pero permitió juntar experiencia con nuevos parlamentarios.

De seguro, con el rechazo a la reelección, no contaremos con algunos parlamentarios experimentados y serán sustituidos por principiantes, novatos, bisoños y calichines.

Como vemos, la crónica del populismo anunciado.

EXPRESO- Lima, 03 de agosto de 2018.

1 Comentario

  1. admin (Autor del artículo)

    5

    Responder

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *