Odebrecht “Una anaconda que envenena al Perú: la polémica por los S/ 524 millones que se le pagará a Odebrecht para no quebrar

6 de Noviembre de 2019

Odebrecht una anaconda que asfixia y envenena al Perú.  Creemos desde sus inicios que si bien los  “acuerdos de colaboración son eficaces para poder obtener  una información cierta, corroborada y que coadyuve a el esclarecimiento de la verdad y a la desarticulación de mafias  u organizaciones criminales según sea el caso”, no menos cierto es que el acuerdo de colaboración eficaz con Odebcrecht nos tiene atados a una empresa corrupta por naturaleza de sus propios directores, escalofriantes y calculadores.

Hemos llegado al punto que para poder “obtener información” tengo que pagar a un corrupto como odebrecht para que salvaguardar primero todas las investigaciones que a la fecha están en curso en temas de lavado de activos, corrupción, organizaciones criminales. No protestamos por el hecho de que todo se conozca, al contrario , es el derecho que tenemos de forma individual y colectiva de llegar a la verdad de los hechos “Mi derecho a conocer la verdad”. Pero ¿hasta qué punto “vamos a seguir hipotecándonos como país frente a esta  empresa”?. 

Por todo el daño que le ha hecho al Perú. debió ser expulsada de nuestro país y son posibilidad alguna de contratar con el Estado; sin embargo, la Ley de colaboración eficaz lo permite  y no solo eso, sino que no podría ser procesados, es decir, exento de todo. “Impunidad a cambio de información”  “información a cambio de pago”. La Ley tiene que ser revisada urge para el Perú. 

Así como los corruptos tiene que ir a la cárcel y asumir las consecuencias de sus actos; de la misma manera Odebrecht no tendría por qué seguir en el Perú y menos permitiéndosele trabajar.  Creemos que debe darse una profunda revisión  a la Ley que colaboración eficaz 30737 que expidió el Congreso disuelto, a efectos de que no tengamos que seguir endosando a  una empresa corrupta como Odebrecht  nuestra dignidad como peruanos. 

El Ministerio Público debería esforzarse en la comprobación de sus hipótesis de investigación. Tenemos la percepción de que el acuerdo con odebrecht se desnaturaliza progresivamente por el condicionamiento de su información a liquidez, en otras palabras “no te cuento todo, te dejo con la miel en  los labios… hasta  una próxima negociación” ¿Hasta cuando?

El fiscal coordinador del Equipo Especial del caso Lava Jato, Rafael Vela, informó recientemente que la jueza María de los Ángeles Álvarez resolvió que el Estado peruano debe reembolsar a la constructora Odebrecht los S/ 524 millones retenidos por la venta de la hidroeléctrica Chaglla.  

El procurador ad hoc Jorge Ramírez, señaló en el Programa Quien Tiene la Razón  que  la ley Nº 30737, aprobada por el Congreso de la República, establece que las empresas implicadas (extranjeras o nacionales) que colaboran pueden seguir contratado con el Estado.

Asimismo, sostuvo que la información que proporciona la multinacional Odebrecht en los procesos judiciales servirá para cobrar la reparación civil a otras empresas y personas naturales involucradas en la trama de corrupción.

Señaló que, si bien la constructora brasileña “se encuentra en situación económica difícil”, esta viene cumpliendo sus compromisos asumidos en el acuerdo de colaboración eficaz firmado con el Ministerio Público y la Procuraduría.

Según el convenio, exejecutivos de Odebrecht vinculados a las investigaciones están obligados a proporcionar su testimonio; a su vez la compañía brasileña se compromete a entregar las pruebas para el esclarecimiento de las pesquisas.

En esa línea, Jorge Ramírez enfatizó que “la colaboración eficaz con la empresa no se puede caer”, ya que “hay un interés superior de tener la información y las pruebas para poder condenar a los futuros responsables [en este escándalo de corrupción]”.

Agregó que si la constructora quiebra “no va a tener ningún incentivo para seguir colaborando y menos para pagar la reparación civil” al Estado por los sobornos reconocidos en diversos proyectos de infraestructura.   

Lo cual quiere decir, que Odebrecht nos tiene en sus manos. Una anaconda astuta, seductora y venenosa. 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *