Martín Vizcarra ” considero que es desproporcionada el allanamiento a casa de periodista de Diario Expreso”

6 de de febrero de 2020 

En la entrevista  realizada por el periodista Álvarez Rodrich al  Presidente de la República Martín Vizcarra por RTV, el pasado 2 de febrero, entre los diversos temas tratados, entre los cuales se pronunció respecto del caso de la periodista del Diario Expreso opositor a su gobierno, consideró que el allanamiento realizado por 40 policías fue una medida desproporcionada y que al llamar al Ministro del Interior, éste le dijo que era una solicitud de la Fiscalía. 

Nos preguntamos entonces  quienes son responsables por ello ¿La Fiscalía, la Policía o ambos?. Somos muy respetuosos de  la autonomía  e independencia de los poderes del Estado y de los órganos constitucionales pero por encima de ello,  la dignidad de las personas.

Independientemente de que se trate de periodistas opositores  o no al gobierno,  guste o no su estilo de comunicación o ejercicio de su profesión, son personas titulares de derechos y deberes y todos debemos respetarlos, es decir, abstenernos de acciones u omisiones que signifiquen violarlos. 

¿Por quién votó el domingo en Moquegua?

Por más que sea una votación concluida, no sería conveniente decirlo ahora que vamos a reunirnos con todas las bancadas. Queremos que estas reuniones sean fructíferas, así que, en beneficio del diálogo y la concertación, mantengo en reserva mi voto.

Usted ha dicho que el resultado fue un castigo a los que obstaculizaron a su gobierno. ¿Esa es la única razón por la que está contento?

 con el ejecutivo han sido castigadas porque ya no son parte del Congreso. La población ha votado por un cambio de planteamientos y de visión, y hay que acoger esa voluntad popular.

 

¿Cómo evitar enfrentamientos tan fuertes entre su gobierno y el Congreso?

Lo único que hay que hacer es pensar en el Perú primero, que no es solo un slogan del gobierno sino la indicación a todos los funcionarios para cambiar las cosas en beneficio de la población. Cuando uno actúa en beneficio de la población, deja en segundo plano el interés particular. Estoy seguro, por la voluntad que han mostrado los candidatos y ahora los congresistas electos, que va a haber una relación mucho más armoniosa entre Ejecutivo Legislativo.

¿Tiene alguna autocrítica por su comportamiento en el pleito entre su gobierno y el anterior Congreso? ¿Pudo haber hecho algo diferente?

Seguramente siempre se pudo hacer algo mejor, pero cuando vimos que la confrontación ya no llevaba a ningún camino positivo, reconociendo que no podíamos salir de ese entrampamiento del que éramos parte del problema, porque en una confrontación hay dos partes, propusimos el adelanto de las elecciones de manera sincera, renunciando a un período importante del gobierno, pensando en el Perú; pero, finalmente, esto fue desechado con el archivamiento del proyecto de reforma. El esfuerzo de buscar otra salida se transitó, pero no concluyó.

¿Estaba usted al tanto de la negociación entre Del Solar, Galarreta e Iberico? ¿Pudo llegar a buen puerto?

Por supuesto que sí, yo estaba al tanto. Incluso, el congresista Galarreta, para avanzar, conversaba con los máximos dirigentes de su partido, representaba a Fuerza Popular. Se trabajó y avanzó mucho, pero nos sorprendió que, de la noche a la mañana, sucedieran los acontecimientos de la elección precipitada de los miembros del TC, con nuestro planteamiento de cuestión de confianza para que se corrija la forma de elección. Y bueno, ya todos sabemos cómo termina esta historia.

Más allá de una buena foto, ¿para qué van a servir estos encuentros con las nuevas bancadas que arrancan el lunes?

Para mucho más que una foto. Les vamos a hacer una exposición para, de acuerdo con el artículo 135 de la Constitución, dar cuenta de los 67 decretos de urgencia (DU) emitidos entre el 30 de setiembre y el 22 de enero, estructurados por tópicos, con su análisis y justificación. También vamos a exponerles nuestro planteamiento para las reformas políticas y de la administración de justicia, explicando lo ya avanzado. Vamos a proponer y a escuchar para juntos encontrar muchos puntos de coincidencia.

¿Siente que con esos 67 DU ya tiene el marco suficiente para gobernar en lo que queda del gobierno?

Sí, es lo sustancial que requeríamos en varios aspectos, como laborales, económicos, de desarrollo social. Los ministros plantearon mucho más que esos 67 decretos, pero hemos priorizado los realmente necesarios e importantes.

Si el Congreso anulara alguno, ¿plantearía una cuestión de confianza, como adelantó el premier Zevallos?

No, se le entendió mal. Cuando él habló de confianza, habló del artículo 135 de la Constitución, sobre la confianza por lo actuado.

¿Qué espera que apruebe el nuevo Congreso?

Yo espero, primero, una toma de consciencia del Ejecutivo y del Congreso que solo tenemos un año y medio de gestión.

¿Y qué implica eso?

Que tenemos que ir directamente a lo prioritario.

¿Qué es lo prioritario, en su opinión, en este momento?

Concluir las dos reformas política y judicial.

¿Qué es lo pendiente en la reforma política?

Nos ratificamos en la propuesta que presentamos al Congreso anterior, fruto del trabajo que hizo la comisión política liderada por el doctor Tuesta. No vamos a sacar nuevos proyectos, son los mismos que se han quedado a medio camino.

PUEDES VER Solidaridad Nacional cambiará de nombre y busca reestructurarse

¿Se podría aprobar la bicameralidad?

Nosotros la propusimos porque beneficiaría mucho el desempeño del Legislativo.

¿Estamos a tiempo de reflotarla?

Lo que hay que ver es si nos da el tiempo para aplicarse en estas elecciones del 2021, o si se la deja lista para el 2026.

Para tener tiempo, ¿podrían aplicar una disposición transitoria para que se puedan cambiar las reglas electorales hasta medio año antes de la elección, y no trabajar con el tiempo tan justo?

Sí, lo vamos a plantear, concuerdo con ese análisis. Pero sobre la bicameralidad, siendo un cambio que creemos nosotros necesario, hay que recordar que no hace mucho, en diciembre del 2018, la mayoría votó en contra, debido al cambio y la distorsión que se hizo en el Congreso,

Pero eso fue por la trampa que introdujo la mayoría parlamentaria de entonces.

Sí, pero como la mayoría ya se expresó en contra, es mejor dejar todo aprobado para la elección del 2026, no creo que sea conveniente para la del 2021. Pero los otros cambios, sí…

¿El voto preferencial debiera anularse?

Sí, para fortalecer a los partidos políticos, y eso se podría aprobar. Otro tema es la inmunidad parlamentaria.

¿Plantea anularla?

No, planteo modificarla porque, tal como está ahora, simple y llanamente no se puede aplicar. Se debe corregir para que sea otra instancia, y no el propio Congreso el que levante la restricción.

¿Alguna otra propuesta en reforma política?

Son las que están. No queremos sacar nuevos proyectos de debajo de la mesa.

En reforma judicial, ¿qué está pendiente?

Se planteó una iniciativa sobre la idoneidad de la profesión del Derecho. Debe haber un mayor control de la formación del abogado, no solamente en la parte académica sino ética. Y, también, el control de su trabajo. Tenemos un diagnóstico de lo avanzado y de lo que falta, y lo vamos a presentar a las bancadas con las que nos reunimos desde el lunes.

¿Qué opina de la conformación de la JNJ?

Creo que la comisión responsable de esta selección hizo su máximo esfuerzo. Hemos hablado esta semana con su presidente, que se integró a la comisión de la reforma de justicia, y veo en él realmente mucha seriedad y responsabilidad. Ha pedido recursos para completar su equipo en la JNJ, y va a tener todo nuestro apoyo para garantizar el buen cumplimiento de sus funciones.

¿Espera que el Congreso designe de una vez a los relevos pendientes en el TC?

Esperaría que sí, como corresponde, pero que acoja las recomendaciones no solo del Ejecutivo sino de la sociedad civil, para que se haga una evaluación de los candidatos abierta y transparente, donde se puedan conocer, antes, sus calificaciones y recibir la fiscalización de la población.

Pasemos ahora a lo que se espera del Ejecutivo. Con 67 DU y un Parlamento con el que usted dice que puede trabajar, ya no hay excusa para avanzar. ¿Qué quiere lograr en concreto en el año y medio que le falta?

De los 67 DU, 21 son del MEF, con referencia económica, pues queremos tener la seguridad y garantía de que el crecimiento económico va a mejorar este y el próximo año.

Que es lo que la gente está pidiendo, porque en su gobierno se aprueba la promoción de la lucha anticorrupción y la reforma política, pero en asignaturas como empleo y seguridad no anda muy bien. Empecemos por la generación de empleo.

El empleo se genera en la medida que haya más obras de inversión. Le doy una excelente noticia: en enero 2020, la ejecución de la inversión pública fue de S/ 1,023 millones, el doble que en el mismo mes del año pasado. Eso se ha dado porque estamos trabajando intensamente con todos los gobernadores regionales y alcaldes. Estamos aumentando la asignación a carreteras, colegios, centros de salud, canales de regadío a bocatomas y reservorios, trabajando al doble intensidad.

Pero en inversión privada hay demasiadas quejas de que no avanzan los proyectos por demasiadas trabas desde el Estado.

El año pasado la inversión minera fue de más de US$ 6,000 millones aumentando respecto a todos los años anteriores, y este 2020 será mayor que en 2019. Hace diez días tuvimos una reunión organizada por el MEF y el nuevo director ejecutivo de Proinversión ante más de 300 empresarios, presentando una cartera de 23 proyectos de inversión privada que suman más de US$ 5,000 millones.

Pero hay una larga lista de proyectos parados, como Chavimochic.

Este proyecto era inviable que se concluya como se inició. Su tercera etapa, la de Palo Redondo, era ejecutada por Odebrecht, que ha reconocido que dio un pago indebido en este proyecto. Así que no hay forma de que lo continúe Odebrecht.

¿Y qué se hará entonces con el proyecto?

Desde el punto de vista técnico, lo más viable sería que lo continúe Odebrecht, pero no lo es desde el punto de vista legal y político. No hay forma que Odebrecht termine este proyecto. Pero hay salidas. Hemos dado decretos de urgencia. Y lo que estamos conversando con el gobernador de La Libertad –pues la obra es de ese gobierno– es hacer una nueva licitación, y eso lo hacemos en cuatro meses. Este proyecto está avanzado en 70%, solo falta 30%. Si quieren, lo pasan al ministerio de agricultura y sacamos la licitación en cuatro meses.

¿Y su anuncio de que Tía María no va es para evitar el Takanacuy con Elmer Cáceres?

Nosotros estamos a favor de la inversión privada en todo aspecto: proyectos de irrigación, portuarios, aeropuertos y, cómo no, mineros.

Pero Tía María no sale en su gobierno ni de a vainas. ¿Ahí no hubo un doble discurso suyo que el gobernador desenmascara sacándole los audios?

En Tía María, como en todos los proyectos, tiene que haber las condiciones sociales adecuadas. En un primer intento se quiso sacar en el gobierno de García, y hubo tres muertos. Luego, en el de Humala, cinco muertos. No es que no quisiéramos sacar el proyecto de Tía María, sino que ahora no existen condiciones. En el año y medio que nos queda tenemos que trabajar en favor del desarrollo del distrito de Cocachacra y la provincia de Islay para atender sus necesidades, pues no se ha trabajado previamente.

¿Pero usted no enredó más las cosas con declaraciones cambiantes?

Desde un inicio nuestra posición no ha variado: el proyecto Tía María es importante y necesario, pero no puede ser impuesto a la fuerza; tiene que llevarse adelante con el consenso del entorno, como sí se ha hecho en la ampliación de Toromocho, Mina Justa, Quellaveco en Moquegua, con diálogo, coordinación, búsqueda de consenso. Por ejemplo, un requisito que con justa razón piden los agricultores en el Valle de Tambo es que le den agua regulada, no hay una presa para el Valle. Esta semana voy a ir a Yanapuquio para sacar ya el concurso oferta de la construcción de la presa.

¿Cuánto definen las encuestas su acción política? ¿Las mira permanentemente y eso le impone restricciones para avanzar?

En absoluto. Son solo referenciales. Desde que asumimos en marzo del 2018, nuestros cinco lineamientos son lucha contra la corrupción, fortalecimiento institucional, crecimiento económico, desarrollo social y trabajo territorial.

En su estilo personal de gobierno parece un candidato en campaña permanente.

¿Se toma que estoy en campaña porque viajo permanentemente no solo para supervisar la ejecución de los proyectos sino para estar en contacto con la población para sentir lo que piensa, su demanda y su reclamo? Para nosotros no fue ninguna sorpresa el resultado del domingo, pero yo he visto muchos analistas diciendo ‘¡Uy, qué pasó aquí!’. Si estás en una burbuja, en una oficina, te sorprende el resultado; pero sí estás en contacto permanente con la población, no. ¿Por qué me dice que estoy en campaña si no voy a ser candidato?

¿No va a ser candidato? ¿Hay alguna posibilidad, por cualquier motivo, de que usted esté en Palacio el 29 de julio de 2021?

Como ingeniero y matemático que soy, le digo con absoluta claridad que la posibilidad de que yo sea candidato para continuar después del 28 de julio del 2021 es absolutamente cero.

¿Qué hará al dejar la presidencia?

Lo que hago siempre desde que egresé de la UNI: trabajar como ingeniero. Yo me gano la vida trabajando. Hace 35 años salí de la universidad y he trabajado en todo el Perú como ingeniero civil que soy.

¿Va a dejar la política? Debe ser difícil para un expresidente dejar la política.

No sé qué nivel de sensibilidad me pueda quedar a favor de la política, tendría que evaluarlo en agosto del próximo año.

La verdad, le creo que no va a ser candidato, pero ¿no tiene ilusión de formar un partido político?

Tendría que evaluarlo, pero después del 28 julio del 2021. Hacerlo antes, estar en función de un partido político, me haría perder el foco de mi responsabilidad, de gobernar sentando las bases de una sociedad que prospere, pero con justicia, cerrando las brechas y disminuyendo la gran desigualdad que existe. Eso es lo que me motiva y mi principal incentivo de trabajo de aquí hasta que concluya mis funciones.

Algunos congresistas ya hablan de fusilarlo, pero no queda duda de que, en el siguiente Congreso, el del 2021, cuando sea expresidente, habrá interesados en meterlo preso.

No creo.

El deporte en el Perú es ese.

Pero tendría que haber una justificación. El mejor respaldo para no tener ese tipo de problemas es la transparencia y la honestidad.

¿Pero no requerirá tener una bancada amiga con la cual trabajar en el futuro?

El mejor respaldo es la transparencia y la honestidad, y así es mi comportamiento toda la vida.

¿Apoyaría en el 2021 a la plancha presidencial de Salvador del Solar con una vicepresidente que es ministra suya como Gloria Montenegro?

Pero, mire, para apoyar a un candidato primero tiene que lanzarse como candidato. Calma y paciencia, hay que esperar.

¿Pero va a apoyar a alguien en esa campaña que sea afín a sus ideas?

Seguramente, pero tendría que ver en función de los candidatos, que sus propuestas vayan en tono con nuestro gobierno y forma de pensar, que coincidan con nuestras prioridades y forma de gobierno.

Del Solar, en principio, coincide, pues trabajó en su gobierno…

Obviamente, y sería una buena alternativa, como puede haber muchas otras; pero estamos recién acabando una elección, lo dejamos para un tiempito más adelante.

En seguridad, ¿no es un aprovechamiento con tono de xenofobia la creación de esta policía para extranjeros?

Este gobierno no tiene absolutamente ningún carácter de xenofobia. Hemos abierto los brazos a los inmigrantes que salían desesperados por la crisis en Venezuela. Damos todas las facilidades a cualquier extranjero para que venga a nuestro país y quiera aportar. Pero como en toda sociedad, puede venir mucha gente buena pero también gente mala; y con la misma rigurosidad que buscamos a los delincuentes nacionales, hay una policía especial para los procedimientos que se hacen para un extranjero, dentro de la propia ley vigente, que tiene algunas particularidades y protocolos específicos que deben ser conocidos por el equipo, no es que la delincuencia es diferente.

¿Qué puede hacer el gobierno para parar la ola de feminicidios más allá de lamentarlo cada vez que ocurre uno más?

Perseverar en las medidas que estamos tomando.

¿Cuáles?

La máxima expresión de la violencia contra la mujer es el feminicidio, pero es una secuencia de un modelo donde un abuso lleva a otro. Primero, debe haber un cambio estructural, cultural, educativo. Porque esto es fruto del machismo. Eso viene desde el hogar, cambiar los patrones de conducta; es decir, no hay un rol específico para mujer y para el hombre. Pero eso va a demorar porque es un proceso de cambio cultural que vamos a dar y ahí estamos trabajando con mucha intensidad. Se requiere el concurso de todos. Y, también, tenemos que ser mucho más eficientes en la reacción como sociedad en instituciones como la Policía, Ministerio Público, ministerios de Justicia y de la Mujer. Y eso necesita presupuesto, el cual hemos triplicado entre 2018 y 2019 y lo hemos vuelto a triplicar de 2019 a 2020. Pero es todo un cambio cultural.

¿La frase ‘Perú, país de violadores’, motiva y genera atención a ese cambio, como dijo la ministra de la Mujer, Montenegro?

Claro, y esa es la intención, es una frase para sacudir ante tanta violación y feminicidios que crecen de una manera tan alarmante, pero no significa que todos sean violadores, obviamente.

¿Apoya la candidatura del embajador De Zela a la secretaría general de la OEA?

Sí, creemos que es una muy buena opción y que con él la OEA tendría una posición como la del Perú en defensa de la democracia y los derechos humanos, todo basado en un diálogo y en un acercamiento de la OEA a los países miembros. Finalmente, es una candidatura más, si es positiva, bien; si no, siempre apoyaremos a la OEA como miembros activos que somos.

Estuvo en Piura esta mañana. ¿Cómo va la reconstrucción del norte, o ya tiraron la toalla?

Está avanzando. Esta mañana he estado con los alcaldes de Morropón, Chulucanas y Sullana, todos muy agradecidos por cómo va. Lo que pasa es que para la reconstrucción tenemos que hacer 10 mil intervenciones, 10 mil proyectos, esa es la reconstrucción, entonces, uno puede estar trabajando, pero siempre va a haber algún proyecto que todavía no lo hemos hecho. Estamos trabajando intensamente.

¿Estamos preparados para el coronavirus en el Perú?

Hasta ahora no hay ningún caso en el país, pero se están reforzando todos los protocolos para que, en caso se den, estar preparados para una adecuada atención por parte del Ministerio de Salud.

¿Tía María no va, pero Chinchero sí va a pesar de todos los reparos ambientales?

Estamos trabajando y avanzando, es un proyecto largamente anhelado y demandado por Cusco, y con la nueva ministra de Cultura, Sonia Guillén, estamos poniendo mayor énfasis a los temas precisamente arqueológicos, culturales, para que esta construcción no colisione con esos conceptos, o para que los efectos sean los menores posibles.

¿El sueldo mínimo va a subir pronto?

Dijimos que se analizaba en el primer trimestre y pienso que, antes de terminar el mes de marzo, debe tener un incremento.

La gente aprecia su compromiso con la lucha anticorrupción, pero ¿qué hace usted concretamente por esta?

Para empezar, tolerancia cero cuando haya un acto de corrupción que veamos no solo en el gobierno sino en cualquier instante. Además, todos los pedidos operativos presupuestales del Ministerio Público y del Poder Judicial han sido atendidos. Claro, hay alguna restricción para el aumento de sueldos, hay límites, pero apoyamos los pedidos de presupuesto adicional para aumentar fiscalías especializadas para tener las herramientas para investigaciones profundas y para castigar los actos de corrupción. Además, tenemos la Oficina de integridad, adscrita a la PCM.

Algunas versiones apuntan a una coordinación suya con los fiscales anticorrupción. ¿Se ha reunido alguna vez con Vela o Pérez?

Nunca. Respetamos y respaldamos su trabajo, pero no coordinamos.

El Bicentenario está a la vuelta de la esquina. ¿Qué va a pasar en esa semana?

El Bicentenario no es una meta, es la oportunidad de un análisis reflexivo de todo lo que hemos hecho en 200 años y vemos que tenemos una serie de demandas insatisfechas. Todavía tenemos 20% de la población peruana en condición de pobreza. Pero lo más importante es la desigualdad. Los promedios son engañosos. Acabo de estar en Calamarca, La Libertad, donde 86% de la población es pobre. Le he pedido a las ministras de Desarrollo e Inclusión Social y de Economía que ubiquemos a los cien distritos más pobres del Perú, enfoquemos, cerremos la brecha. Y se puede avanzar mucho más con mejor relación entre los poderes del Estado y los gobiernos regionales y municipios.

Se ha producido un allanamiento en la casa de una periodista del diario Expreso, opositor a su gobierno. ¿Está al tanto de que 40 policías fueron a recuperar un video? ¿Le preocupa?

Solamente he visto alguna información periodística e inmediatamente llamé al ministro del Interior para que me dé explicaciones, y le he dicho, soy sincero y franco, y él me hace la justificación de que la intervención fue por orden del Ministerio Público.

¿Pero 40 policías?

Eso le he dicho, me parece totalmente desproporcionada esa intervención.

¿Y qué le dijo el ministro?

Que iba a requerir mayor información y que si hubiera un error o una negligencia, iba a hacer las correcciones del caso. Pero yo sí considero que es una desproporción.

Le pregunté al comienzo por quién votó y no quiso responder. Le pregunto entonces, al final, que diga hincha de qué equipo de fútbol es.

Yo soy hincha del Huracán de Moquegua. Hay un estadio bonito para 20 mil personas, donde se jugó una Sub-19 y vimos a Neymar cuando vino con Brasil contra Bolivia. Pero se usa poco, porque hemos estado poco tiempo en la profesional, con Saint Simon y Cobresol, un debut y despedida. Pero yo soy aficionado al buen fútbol.

“Para mí, la relación con Meche Aráoz no se ha roto”

¿Tiene pensado un viaje al extranjero pronto a alguna cumbre?, ¿ya puede viajar?

¡Ha habido varias!

¿Se las ha perdido por la culpa de Meche Aráoz?

No, porque no había Congreso, que es el que autoriza.

¿Cómo es su relación actual con Aráoz?

Mi relación personal con Meche siempre ha sido buena. Nos conocimos en la campaña de PPK e inmediatamente hubo una relación armoniosa.

¿Y cuándo se rompió?

Para mí, la relación personal no se ha roto, yo sé diferenciar claramente la relación personal y la relación política. Esta última sí se puso tensa y se rompió el 30 de setiembre, cuando nosotros tomamos la decisión constitucional de disolver el congreso y ella juró como nueva presidenta sin ninguna base ni sustento legal.

¿Algo que quisiera decirle?

Le reitero siempre mi respeto como persona y que, en el aspecto personal, no está más distante.

¿En lo político sí?

Definitivamente en lo político.

Bueno, quiso su chamba…

Un duplicado, por horas. Pero en una relación política rota evidente, lo que tiene que hacer el Congreso, entre otras cosas, es recibir la cartita de renuncia de la vicepresidenta y aceptarla.

¿Y quién lo reemplazará cuando viaje?

Creo que el presidente del Congreso; hay que respetar las instituciones.

“El 95% del gabinete y funcionarios nos hemos conocido recién ahora. Se busca calidad profesional y se convoca”

En esta etapa final de su presidencia, ¿va a abrir su gobierno para que no parezca la sucursal del Club Moquegua?

Ja, ja, veamos el consejo de ministros.

El premier es su pata del colegio, Trujillo no es moqueguano, pero trabajó con usted en su tierra, el ministro de Energía y Minas trabajó con usted en Moquegua…

¡Por un año hace treinta años! Lo que sí puedo decir es que este consejo de ministros es bien representativo. El otro día estábamos inaugurando un puente justo entre Celendín y Chachapoyas, sobre el río Marañón, y un ministro era de Amazonas y el otro de Cajamarca.

Pero no lo digo en tono crítico, sino para preguntarle si es desconfiado y requiere trabajar con gente de mucha confianza.

El 95% del gabinete y funcionarios nos hemos conocido recién ahora. Se busca calidad profesional y se convoca.

¿Cómo son los moqueguanos, que suelen ser víctimas de muchos chistes?

Mejor que hable alguien ajeno e imparcial, pues yo solo podría hablar de sus virtudes.

¿Qué ha aprendido desde que fue gobernador de Moquegua hasta jugar en la cancha de Lima?

Desde que salí de la universidad, siempre me doy íntegro al trabajo. Soy muy apasionado con lo que hago. He tenido cargos gremiales, decano del Colegio de Ingenieros, luego en el gobierno regional de Moquegua. Ahora tengo el cargo más importante: la presidencia de la República.

¿Cómo es un día en su vida de presidente?

Trabajo unas 15 horas diarias un día regular. Estoy despierto a las 5, leo hasta las 6, titulares, canales de televisión, y de ahí hago deporte una hora hasta las 7:30. Troto en Palacio o hago tenis tres veces por semana. Y a las 8 ya estoy en la oficina, viajo por lo menos tres veces por semana al interior, tengo reuniones. Lo que sí yo trabajo hasta las 9 de la noche, ahí regreso, estoy con mi esposa, con mis hijos, trato un poquito a mis dos nietos, uno que recién tiene 3 mesecitos, otro de 2 años. Hasta las 11 de la noche. Duermo entre 5 a 6 horas y es más que suficiente, tengo un sueño profundo, como toda persona que tiene su conciencia tranquila.

¿Cuáles son los tres logros más importantes que quisiera en el tramo final de su presidencia?

Que se recuerde, primero, que fue un gobierno que trabajó para disminuir la desigualdad, para cerrar brechas. Segundo, lograr instituciones más sólidas. Tercero, la lucha contra la corrupción. Es difícil, pero si avanzara en eso, quedaría plenamente satisfecho.

La Fuente/ La República

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *