Fujimorismo en el Perú llega a su fin: ¿El TC dejará libre a Keiko Fujimori con lo declarado por Yoshiyama?, Editorial

7 de noviembre de 2019 

ENTÈRATE DIGITAL. PE . Conocidas la declaraciones del sobrino de Jaime Yoshiyama que confirman que la señora Keiko Fujimori presa actualmente sì tenìa conocimiento de los aportes ilegales de Odebrecht para  sus campañas electorales y las veces incontables que la misma ha negado ante la opinión pùblica,  hoy se deja caer el telòn para ver un desenlace de lo que podría significar la derrota final de Keiko Fujimori en lo político y con consecuencias muy complicadas no solo para ella que es la principal autora de esta historia, sino para personajes como Daniel Salaverry, Pedro Chávarry así como abogados que se habrían prestado para conseguir falsos aportantes como sería el caso de Arsenio Oré Guardia lo cual es muy lamentable. 

Las declaraciones de Jorge Yoshiyama  no solo ha confirmado ante el Ministerio Público sobre los aportes ilegales de Odebrecht y su vinculación con Keiko, sino que relata cómo se habrìa gestado la coordinaciones para  “blindar” a la lideresa  del fujimorismo desde la Corte Suprema con el prófugo ex juez supremo César Hinostroza para archivar su caso, y que dicho sea de paso con lo declarado, se arrastra a otros vocales que integraron su Sala, lo cual merecería una profunda investigación.

El Fujimorismo  ha llegado a su fin, pues ya no son solo sospechas sino elementos de convicción que pesarían sobre Keiko Fujimori y su relación con Odebrecht y, en todo caso, la Fiscalía deberá probar sus propias hipótesis de investigación.

El  Fujimorismo “llámese cambio 90, nueva mayoría, Fuerza Popular, Keikistas, Albertistas etc” son una misma línea de intereses  familiares por la captura del poder político. La pelea entre hermanos Keiko y Kenyi fue solo un guión para escenificar estrategias políticas porque el fujimorismo sigue siendo una sola línea de familia. 

El fujimorismo producto de una improvisación, que surgió de la nada, sin militancia ni formación política y cuyo sombra es arrastrada por Fuerza Popular (fujimorismo actual) tiene un pasado que el pueblo del Perú no puede ni debe olvidar “la dictadura” que socavó por 10 años, nuestras libertades fundamentales, que cometió graves violaciones a los derechos humanos, que persiguió a periodistas, políticos y que institucionalizó la corrupción en el Estado bajo el estilo  montesinista cuyo modelo hoy en día se replica en versión mejorada con el uso de la tecnologìa, pero  igual de condenable. 

Hoy Alberto Fujimori preso y condenado por violación a derechos humanos, una hija presa sobre la cual pesa serias imputaciones de corrupción y a quien se le incrimina ser líder de la organización criminal, de  haber utilizado a su partido Fuerza Popular como “fachada” para delinquir. 

Una organización política no se gesta para delinquir, sino para trabajar por la democracia, para ser ese  interlocutor entre el  gobierno y el pueblo, cuya esencia se ha perdido en los partidos políticos en el Perú. 

La Nación peruana ha sido testigo de cómo el  fujimorismo encarnado en Fuerza Popular fueron el obstáculo mayor para no permitir la gobernabilidad en nuestro país, sus torpezas fueron expresión de que no son un partido  político ni lìderes o políticos del cual el Perú tengan siquiera que agradecerles o sentirse orgulloso, simplemente porque no representaron los intereses de la Nación. Solo se representaron a ellos mismos,  se pretendió trazar un camino para asegurar “la captura del poder político a través de la familia fujimori”.  

Lo cierto es que el Perú no merece que sus representantes nacionales provengan de organizaciones políticas involucradas con corrupción o estén bajo sospecha de estarlo. El Fujimorismo no representa en lo absoluto nada para el Perú. Los peruanos  estamos por encima de cualquier “apetito” de poder familiar. 

El Tribunal Constitucional tiene en sus manos una delicada decisión respecto a la libertad de Keiko Fujimori, la ponderación de los hechos y la actuación prudente es lo que debería primar para analizar el caso. Si bien el TC tiene una enorme responsabilidad  en relación al tratamiento de la prisión preventiva y que es necesario y urgente que lo haga por el abuso de la misma en que se viene incurriendo; también es necesario que el TC  tenga a bien ponderar su decisión con las recientes declaraciones de Jorge  yoshiyama por tener vinculación con el caso. La justicia constitucional debe ir acorde con la ponderación de los hechos.

La justicia no es negociable con nada. Confiamos que el TC hará su mejor esfuerzo para administrar justicia. 

Hoy es la oportunidad que tenemos para sanjar con esta historia tenebrosa del fujimorismo.

En una búsqueda rápida encontramos un  frase del ex presidente de los EEUU John F Kennedy “La ignorancia de un votante en una democracia afecta la seguridad de todos” !TÚ DECIDES!

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *