Mié. Abr 1st, 2020

Bachelet pide que se reevalúen las sanciones a Cuba y Venezuela en medio de la pandemia del coronavirus

25 de marzo de 2020 
Naciones Unidas.- La Alta Comisionada también ha abogado por otros países como Irán y la República Popular de Corea, cuyas sanciones económicas puede obstaculizar los esfuerzos sanitarios para combatir el COVID-19 y causarle daño a los más vulnerables, que no son responsables de las políticas que han motivado las sanciones.

Las sanciones sectoriales de amplio espectro que aplican a países que enfrentan la pandemia del coronavirus, como Cuba y Venezuela, deben ser reevaluadas de manera urgente, aseguró la Alta Comisionada de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos.

Según Michelle Bachelet, éstas podrían tener una repercusión negativa sobre el sector de la salud y los derechos humanos.

“Es fundamental que se evite el colapso de los sistemas sanitarios nacionales, teniendo en cuenta de la explosiva repercusión que eso podría tener en términos de muerte, sufrimiento y ampliación del contagio”, afirmó Bachelet en un comunicado.

En la mayoría de estos países, los sistemas sanitarios se encuentran en situación de debilidad o fragilidad.

Según la funcionaria, las sanciones deben atenuarse o suspenderse, tanto por razones de salud pública como para reforzar los derechos y defender las vidas de millones de personas en esos países.

“En un contexto de pandemia mundial, las medidas que obstaculizan la atención médica en cualquier país incrementan el riesgo que todos afrontamos. Las exenciones humanitarias anexas a las sanciones deberían aplicarse de manera más amplia y eficaz, mediante la autorización rápida y flexible de suministrar equipos y material médico”, dijo la Alta Comisionada.

Venezuela

Bachelet resaltó que en Venezuela algunos hospitales experimentan cortes regulares de agua y electricidad, así como carencia de medicamentos, equipos, jabón y desinfectante.

“Aunque esta situación ya existía antes de las sanciones, la atenuación de estas permitiría una mayor asignación de recursos para tratar y prevenir la epidemia”, argumentó.

Agregó que es de especial importancia la protección de la salud de los propios trabajadores sanitarios y las autoridades nunca deberían sancionar a los profesionales de la medicina porque estos señalen las deficiencias de la respuesta a la crisis.

 “Los médicos, el personal sanitario y todos los empleados de los servicios de salud se encuentran en la vanguardia de esta lucha y nos protegen a todos”, recordó.

Fuente/ Prensa Naciones Unidas 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: